Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Menú principal Volver Fin del menú principal
  1. Ayuntamiento
  2. Servicios
  3. Cultura
  4. Exposiciones - 2004 - El libro de los desórdenes

Exposiciones - 2004 - El libro de los desórdenes

Comienza el contenido principal

Exposición: el libro de los desórdenes

Exposición: el libro de los desórdenesExposición de dibujos de El Roto
Guadalajara, 2004

Del 30 de abril al 16 de mayo
Patronato de Cultura y Círculo de Lectores

El 20 de diciembre de 2002 habría sus puertas al público el Teatro-Auditorio Buero Vallejo, un espacio neonato que fue adquiriendo paulatinamente el ritmo y contenido propios de un gran centro cultural, acercándose a los objetivos que desde años atrás demandaba la ciudadanía alcarreña.

Dentro de este proceso de gestación fue un paso decisivo la conversión de aquel espacio que, sin función predeterminada, sirve de enlace entre el vestíbulo y las rampas de acceso al anfiteatro en sala de exposiciones temporales. A pesar de esta improvisación, este recodo se nos presenta como lugar idóneo para muestras de pequeño formato y como complemento para el desarrollo de otras actividades que aglutinen manifestaciones culturales de distinta naturaleza.

El honor de inaugurar esta nueva sala de exposiciones en Guadalajara corrió a cargo de Andrés Rábago, “El Roto”, que presentó una colección, seleccionada por Felipe Hernández Cava, de viñetas de prensa originales agrupadas bajo el epígrafe: EL LIBRO DE LOS DESÓRDENES, ya editado como tal por el Círculo de Lectores. La contemplación de estas imágenes evocan otras series gráficas del pasado que todos reconocemos –como, por ejemplo, “Los Caprichos” de Goya– y que inciden directamente en nuestro subconsciente.

La elección de este inteligente, mordaz y sutil autor no podía ser, dado los tiempos que corren, más afortunada; a la par que acicate para convertir las expresiones culturales en el marco idóneo para el entendimiento: Evitemos que veinticinco siglos de humanismo no acaben en zoología, tal y como se advertía en una de sus ilustraciones.

Fin del contenido principal